Buscar este blog : Garúa, cuentos y relatos

viernes, 16 de marzo de 2012

Hasta las seis y cuarto



Esa mañana me desperté ansiosa, con el pulso acelerado. Sin piedad la campanilla del despertador dejó trunco un confuso sueño, donde yo y un desconocido éramos los únicos protagonistas. Me sentí decepcionada, hubiese querido conocer el epílogo del sueño. Intenté dormirme otra vez y reengancharme, pero no fue posible: el hechizo se había roto. Quedé sin saber qué pasó, sentí pena y congoja y, en ese no querer volver, volví a la realidad. Total, había sido solamente un sueño. Sin muchos deseos de levantarme extendí un brazo sobre la almohada de mi esposo, que aún conservaba el hueco que dejara su cabeza, y acaricié el costado de la cama donde duerme junto a mí. Lo encontré frío y sentí tristeza. El reloj marcaba las siete de la mañana y hacía más de una hora se había ido para el trabajo. Traté de recordar mi sueño mientras me calzaba las pantuflas, anudaba la bata y, de paso para la cocina, llamaba a los chicos para ir al liceo. Preparaba el desayuno cuando, con nitidez, volví a vivir la insólita aventura y oí el ruido del avión. Un avión inconcebible. Raro. Tal vez un aeroplano, o un helicóptero, o una nave del futuro. O un poco de cada uno. Lo recuerdo plateado y muy brillante. Me encontraba en el patio de una casa extraña. Un patio abierto de baldosas blancas y negras rodeado de cuatro paredes. El sol brillaba en lo alto, y yo permanecía sola. En el sueño era muy joven, tenía puesto un vestido rosa y el cabello largo caía sobre mi espalda. De pronto oí el avión-helicóptero, miré hacia arriba y vi que desde el cielo se venía en picada y se iba a estrellar allí mismo donde me encontraba, quise correr, apartarme, pero no podía moverme, entonces el aparato a un par de metros sobre mi cabeza, se detuvo en el aire. Un hombre joven con campera de cuero, que fumaba un cigarrillo transparente, como de cristal, arrojó una carpeta negra y dijo que antes de las seis y cuarto debía entregársela a alguien, no sé dónde. Que debía ir de inmediato y no comentarlo con nadie. Miré al hombre que me observaba con los ojos entornados y el cigarrillo en los labios. No dijo nada más, el avión-helicóptero desapareció y yo me quedé pensando en aquel hombre que nunca había visto antes, y que lograra impactarme. Entonces recogí la carpeta y, como él me ordenara, comencé a correr para llevársela no sé a quién en no sé dónde. Corrí por calles sin esquinas, llenas de gente sin rostro que me obstruía el paso impidiéndome llegar a no sé qué lugar. Subí retorcidas escaleras que no iban a ninguna parte y en el último piso de un edificio sin puertas ni ventanas, frente a un mostrador interminable le entregué la carpeta a un hombre joven de campera de cuero que fumaba un cigarrillo de cristal y me miraba con sus ojos entornados. Un reloj enorme, encima del mostrador, marcaba las seis y cuarto. En el sueño me sentí feliz de volver a ver al hombre del avión-helicóptero o lo que fuera. Al entregarle la carpeta tomó mis manos entre las suyas y me miró sin hablar. Yo creí leer en sus ojos una propuesta, o una promesa, o…¡y me desperté! Estuve todo el día imaginándome un buen final para mi sueño. No intenté analizar su significado. Siempre he creído que los sueños son fantasías de nuestra mente viajera. Además, suelo tener sueños extravagantes en los que viajo a ciudades increíbles, con edificios inclinados, sin puertas ni ventanas, calles empinadas que solamente van, iluminadas con faroles colgados del aire. Sueños donde nunca camino, jamás piso el suelo, sólo me deslizo. Sueños en los que vuelo por lugares desconocidos, sobre desiertos de arena que se incendian bajo un sol calcinante, o sobre embravecidos mares cuya olas se agigantan tratando de atraparme. De todos modos ese día estuve como ausente. La aventura que había vivido con la carpeta negra ocupó mi pensamiento. Serían las cinco de la tarde cuando volvió mi esposo. No lo oí llegar. Los chicos habían salido después de almorzar y yo estaba sola en la cocina preparando la merienda. Me sobresalté al verlo recostado en el marco de la puerta. —Qué te pasa mamá, no me oíste llegar. —¡Papi! No, no te oí. Me alegró verlo de vuelta en casa. En ese momento el sueño se desvaneció. Él me extendió los brazos y me refugié junto a su pecho. —Qué te pasa, mamá. Qué te preocupa. —Estoy enamorada, papi. —Uy, eso es muy fuerte. Me miró con sus ojos entornados esos ojos que yo he amado desde que, hace muchos años, se posaron en mí por primera vez. Apagó el cigarrillo y recosté mi mejilla en su campera de cuero. Siempre he necesitado su apoyo. Él no es un sueño, es mi realidad, sólo entre sus brazos me siento segura y feliz. —Estamos solos —le dije muy bajo. —¿Es una proposición? —me contestó al oído. —Sí. —¿Tenemos tiempo? —Hasta las seis y cuarto.
Ada Vega http://adavega1936.blogspot.com/