Buscar este blog : Garúa, cuentos y relatos

miércoles, 4 de enero de 2017

"De cruces y maleficios"



Dejo capítulo 23 de la novela "De cruces y maleficios" la pueden leer entera en el blog Garúa.Click: http://adavega1936.blogspot.com.uy/

XXIII
Blanca y Valentina, aunque son muy distintas, se quieren mucho. Suelen discutir por hechos sin importancia donde Valentina termina siempre ofendida, y Blanca ni se entera. Lo que sucede es que Valentina es muy modosa, toda su vida la ha vivido en una burbuja. Ha tenido la habilidad de zafarle a la parte cruda de la vida, y Blanca es una mujer directa. Habla como piensa y piensa como una mujer que está sola en la vida y tiene que valerse por ella misma. Blanca no anda con medias tintas. Las discusiones de ellas a mí me hacen gracia.
Hace un tiempo, uno de los jueves en que nos reunimos en casa, Valentina llegó un poco más tarde. Yo estaba en la cocina esperando que hirviera el agua para el té, cuando tocó timbre. Blanca abrió la puerta. La Vale entró muy preocupada, y al pasar junto a ella le dijo:
—Blanca, ¿viste quién se murió?
—No. Quién se murió —le contestó Blanca, sin un ápice de curiosidad.
—Vos te acordás de aquella muchacha que vivía en la esquina de tu casa, cuando éramos chicas. Que era mucho mayor que nosotras y que nunca se casó.
—Sí, me acuerdo. Se llamaba Bernarda y vivía en una casa lúgubre. De terror.
—Sí…pobre. ¡Se murió!
—Y cuál es el problema. Tendría como mil años.
—No. Como mil, no. Tenía noventa y cinco.
—Bueno, Vale, edad para morirse tenía. No sé por qué te aflige tanto, su muerte.
—No. No es su muerte lo que me aflige.
—¿Ah, no? Qué es lo que te aflige, entonces.
— Su vida.
—¿Su vida te aflige?, pero si nosotras nunca tuvimos trato con ella.
—No, nunca tuvimos trato, pero de todos modos, me da mucha pena saber que murió virgen.
—Qué sabés vos si se murió virgen.
—A mí me contó una vecina suya, que dicen en el barrio que nunca tuvo novio. Que ningún hombre la pidió en matrimonio.
—Eso no quiere decir que se haya muerto virgen. ¡Anda tanto fantasma suelto por ahí!
—La vecina dice que nunca la vieron con un hombre.
—No tenían porqué verla. La casa tenía un jardinero. Alguien entregaría las cartas. Alguna vez se les rompería un caño, algún enchufe. Pintarían las paredes de vez en cuando. ¡En algún momento habrá tenido que entrar un hombre en esa casa!
—No seas maliciosa, Blanca.
—No soy maliciosa. Digo, se me ocurre. Pienso en voz alta. Pero vos ¿a dónde querés llegar con toda esta charla sobre la finada?
—No sé, me quedé mal sabés, me da mucha pena pensar que aquella muchacha que conocimos vivió y murió sin conocer el amor. Sin que un hombre la haya amado. Debe ser tan triste no sentirse amada. Que un hombre no te diga nunca que quiere pasar la vida contigo.
—Mirá, Vale —le dice Blanca (y yo temblé en la cocina)—, los hombres te pueden decir que quieren pasar la vida contigo por muchos motivos que no tienen nada que ver con el amor y que ahora no voy a ponerme a explicarte porque no tengo tiempo, pero que no va a faltar oportunidad. Ahora sí, es cierto como vos decís, que morirse sin que un hombre te haya amado en esta vida debe ser duro, no te lo voy a negar, pero morirse a los noventa sin que nunca un hombre te haya tocado, ¡no tiene contrafuerte!
—¡Ay, Blanca, contigo no se puede hablar…! ¡Me voy con Paula a la cocina!
—Y ahora qué dije, ¡Ey, Valentina, vení sigamos conversando! Qué mujer difícil. No se por qué se enojó…

No hay comentarios:

Publicar un comentario