Buscar este blog : Garúa, cuentos y relatos

domingo, 2 de julio de 2017

Las campanas de la Catedral



A las siete de la tarde las campanas de la Catedral llamaban al Ángelus.
Las señoras devotas de la ciudad se acercaban con sus niños pequeños, y sus hijas adolescentes, a rezar el Ave María.
Montevideo aún conservaba vestigios de aldea, aunque las cúpulas de sus edificios se elevaban en el inútil impulso de acariciar el cielo. A esa hora, las escasas luces de la Ciudad Vieja, comenzaban a encenderse.

El arbolado de la Plaza Matriz, plantado tardíamente, a lo largo de sendas pavimentadas, mostraba árboles escuálidos atados a sus tutores.
En el medio de la plaza, donde confluían las sendas, se encontraba la fuente de mármol, en homenaje a la primera Constitución de 1830, y en derredor se alineaban bancos y faroles.

Yo iba de la mano de mamá.
En el camino se unía a nosotras mi madrina, la tía que nunca se casó, que se llamaba Gloria y vivía con mis abuelos en una casona del barrio de La Aguada
Atravesábamos la plaza al sesgo, para desembocar en las puertas de la Iglesia Mayor. Al finalizar el Ángelus el sacerdote elevaba en Santísimo y bendecía a todos los feligreses. Luego nos retirábamos y volvíamos a cruzar la plaza, pero entonces dábamos una vuelta alrededor de la fuente. A mí me encantaba ese paseo, porque la tía y mamá se sentaban en algún banco a conversar y yo me quedaba junto a la fuente a observar a los niños y a los querubines, a los faunos y a los delfines entrelazados, jugando bajo el agua de la vertiente.

Por un rato, después del Ángelus, la escalinata y la calle de la Catedral se veían colmadas de gente que se saludaba y conversaba, mientras enfrente, la plaza era un sarao!

Gloria fue la primera en nacer y designada por ello, a quedarse con los abuelos para cuidarlos en su vejez. Fue también, en compensación, la madrina de todos sus sobrinos. Estuvo en mi bautismo y en la fiesta de mis 15, pero no pudo venir a mi boda porque el abuelo es esos días no se encontraba bien de salud. Al poco tiempo cuando el abuelo falleció, siguió solícita, cuidando a la abuela.

Un día las campanas de la Catedral dejaron de llamar a oración y las campanas de todas las parroquias de la ciudad, dejaron de doblar.

En esos días falleció la abuela, y mi madrina, la tía solterona, la madrina de todos sus sobrinos, la que no se casó nunca, no tuvo hijos, ni conoció hombre alguno, se quedó sola. Sin serenatas ni cartas de amor.

Entonces comencé a ir a verla todos los domingos. Había en la casa una cocina a leña que en invierno estaba siempre encendida, y allí nos sentábamos las dos a conversar. Tomábamos mate con café en un mate de loza con flores de colores y ribetes dorados, con una bombilla de plata y oro, que había sido un regalo de boda de mis abuelos y que nunca usaron. Y comíamos unos pancitos con pasas que ella horneaba para mí, porque sabía que desde niña a mí me encantaban.
Cuando nació mi primer hijo, no quise pedirle que fuese la madrina, porque siempre creí que cada niño que amadrinaba era como una nueva condena, un nuevo dolor.

Al principio iba sola los domingos y mi esposo iba a buscarme al atardecer. Después comencé a ir con mi hijo pequeño, después con el segundo y luego con los tres.

Las tardes de los domingos fueron una obligación que nunca tuve el valor de abandonar. A mis hijos les gustaba ir porque había un fondo grande, donde podían jugar sin peligro y sin molestar.

Durante mucho tiempo fui a verla los domingos, porque la quería mucho y porque ella esperaba mi visita como algo preestablecido, y la hacía feliz.

Después, los años pasaron mis hijos crecieron y yo comencé a quedarme los domingos en mi casa con mi esposo.
Y ella envejeció, sola, en silencio, sin pedir nunca nada a nadie.

Y una tarde fría de invierno, a la hora en que antaño las campanas de la Catedral llamaban al Ángelus, abandonó este mundo impiadoso, en aquel caserón del barrio de La Aguada.

Ada Vega, 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario