Buscar este blog : Garúa, cuentos y relatos

miércoles, 5 de abril de 2017

La diferencia




Con mi esposo pasamos toda la mañana buscando un recibo que había que pagar hoy, y que no sé donde diablos lo guardé. Se enojó y me dijo: 

—¡Me vas a volver loco, mamá! Le dije:

—Eso me decías cuando nos conocimos ¿te acordás?

—No —contestó—, yo te decía:

—¡Me vas a volver loco, mamita!

Pasé toda la tarde tratando de encontrar la diferencia.

¡Los hombres, bah, bah! 

                                                      FIN

2 comentarios:

  1. Cuando la mujer o el hombre no vuelvan loco o loca, enamorados o molestos, entonces algo podría andar mal.
    Abrazos.

    ResponderEliminar